Yagüe, “el carnicero de Badajoz”, vuelve a tener calle en Oviedo

Texto pie de foto: 
La placa de General Yagüe regresó ayer por la mañana a la esquina de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, sustituyendo a Juan Benito Argüelles. / ALEX PIÑA

El general golpista, responsable durante la Guerra Civil de la matanza de la Plaza de Toros de Badajoz, en la que fueron asesinadas cerca de 4.000 personas, recupera la calle que el anterior Gobierno municipal (SOMOS Uviéu, PSOE, IU) había dado al catedrático de lengua y literatura francesa, y agitador de la vida cultural ovetense, Juan Benito Argüelles.

ELSALTODIARIO.COM | 31-1-2020

“Quiero dejar Badajoz cueste lo que cueste, lo más rápido posible y prometiéndome a mí mismo que no volveré nunca. Por mucho que me mantenga en la vida periodística, jamás se me presentará acontecimiento tan impresionante como el que me ha traído a estas tierras ardientes de España y que ha logrado destemplar completamente mis nervios”. Esto escribía en agosto de 1936 el corresponsal de guerra portugués Mario Neves. Neves, enviado a España por El Diario de Lisboa para seguir sobre el terreno a los voluntarios portugueses que luchaban en el bando franquista, no era ningún izquierdista radical, pero quedaría horrorizado por los métodos brutales del general Juan Yagüe, responsable de la conquista de Badajoz.

Tras la toma de la ciudad, el 14 de agosto de 1936, el general, militante de la Falange y bien relacionado con la Alemania nazi, ordenaría el confinamiento en la Plaza de Toros de la ciudad extremeña de todos los combatientes enemigos, así como a otros cientos de personas sospechosas de simpatizar con las organizaciones obreras y republicanas. Ese mismo día, de madrugada, comenzarían el ametrallamiento de los prisioneros y los fusilamientos. Las últimas estimaciones hablan de unos 4.000 muertos, el 10% del censo de una capital de provincia que por entonces rondaba los 40.000 habitantes. 

Un crimen de guerra a plena luz del día
A diferencia de otros crímenes de guerra cometidos durante la contienda civil, como los fusilamientos de Paracuellos del Jarama, de finales de 1936, en los que unos 2.000 presos derechistas fueron asesinados, la matanza de Badajoz y la posterior quema y enterramiento de los cadáveres, no se realizarían de forma clandestina, sino a plena luz del día, ante la vista de corresponsales de guerra de todo el mundo, que darían a conocer casi inmediatamente el horror en sus respectivos medios.

Además de las crónicas de guerra de Neves, que serían censuradas parcialmente por la dictadura portuguesa a causa de su escasa amabilidad con los aliados españoles de Oliveira Salazar, otros periodistas de países democráticos informarían con total libertad a sus lectores de lo que estaba sucediendo en Extremadura. El día 25 de agosto el corresponsal norteamericano publicaba en The Chicago Tribune: “...les llevan al ruedo, hay ametralladoras esperándoles, la sangre subía un palmo del suelo… 1.800 hombres —mujeres también— fueron abatidos en 12 horas”. Yagüe no se ocultaría ante las preguntas de la prensa extranjera.

Al ser interrogado por John T. Whitaker del New York Herald Tribune sobre sus métodos represivos, el militar reconocería sin ningún problema su responsabilidad en el asesinato masivo de prisioneros de guerra, y lo justificaría con una frialdad implacable: “Por supuesto que los matamos. ¿Qué esperaba usted? ¿Que iba a llevar cuatro mil prisioneros rojos conmigo, teniendo mi columna que avanzar contra reloj? ¿O iba a soltarlos en la retaguardia y dejar que Badajoz fuera roja otra vez?”.

Yagüe se había curtido en la guerra sin reglas contra los rebeldes rifeños en el Protectorado español de Marruecos y ya había ensayado contra población española su forma despiadada de entender el combate al reprimir a sangre y fuego en octubre de 1934 el levantamiento obrero de Asturies. Destinado en la región por encargo del gobierno derechista del Partido Republicano Radical y la Confederación Española de Derechas Autónomas, las tropas del general africanista sembrarían el terror en los barrios obreros y rurales de Ovied/Uviéu durante la toma de la capital asturiana, en poder de las organizaciones obreras durante varios días. Cuando el líder de la comuna asturiana, el minero socialista Belarmino Tomás, negocie la rendición de los suyos con el general López Ochoa, le pedirá una condición: que sean otras tropas, y no los hombres de Yagüe los que entren en las comarcas mineras. 

Yagüe recupera su calle
En marzo de 2018 Oviedo/Uviéu estrenaba nuevas placas en el callejero de la ciudad, adaptando a las exigencias de la Ley de Memoria Democrática. El gobierno municipal formado por SOMOS Uviéu, PSOE e IU, cumplía así con una legislación que los anteriores gobiernos municipales del PP habían eludido a través de diferentes subterfugios.

Entre las calles que cambiaban de nombre estaría la dedicada al General Yagüe, que pasaba a llamarse Juan Benito Argüelles, en recuerdo del catedrático de lengua y literatura francesa, y cofundador en 1980 de la prestigiosa asociación cultural Tribuna Ciudadana. Argüelles, un hombre muy conocido en la capital asturiana, había sido desde los últimos años del franquismo un destacado animador de la vida cultural y democrática local, impulsando entre otros proyectos la Alianza Francesa y en 1977 el premio literario Tigre Juan.

A pesar del consenso social en torno a la figura de Argüelles, esta tarde operarios al servicio del Ayuntamiento procedían a retirar la placa dedicada al profesor, y reponían la del general. El regreso de la calle a su anterior denominación responde a una decisión del Tribunal Superior de Justicia de Asturias que aceptaba así una demanda de la Hermandad de Defensores de Oviedo, entidad franquista que se agarraba a un defecto de forma de la anterior alcaldía para pedir la reposición de los nombres eliminados.

El TSJA, que no aceptó un recurso similar por parte del PP, cuando estaba en la oposición, ha dado sin embargo la razón al grupo ultraderechista en 4 de las 17 calles cuyos nombres fueron modificados por el anterior gobierno municipal de izquierdas. Una de ellas, la dedicada al responsable de la matanza de Badajoz. A pesar de las críticas de la oposición municipal, PSOE y SOMOS Uviéu, que pedían que se buscase la forma legal de evitar que nombres suprimidos por la Ley de Memoria Histórica regresasen al callejero de la ciudad, el nuevo gobierno, formado por PP y Cs, y que mantiene un perfil bajo en este asunto, no ha mostrado hasta la fecha ningún interés por buscar las vías legales para impedir que Yagüe y otros tres franquistas recuperen sus calles: Fernández-Ladreda, Marcos Peña Royo y Yela Utrilla.

Las derechas hablan de respetar la decisión del TSJA, pero eluden responder si van a respetar la Ley de Memoria Histórica, que impide que personajes relacionados con la dictadura reciban homenajes como el nombre de calles, plazas o edificios públicos. Por ahora no han mostrado ninguna voluntad en hacerlo.

https://www.elsaltodiario.com/ley-memoria-historica/yague-carnicero-bada...

________________________________________________________________________________

+ info

El callejero de Oviedo recupera al General Yagüe y a Marcos Peña Royo

El Ayuntamiento repone las placas de dos de las cuatro calles retiradas por franquistas y continuará el lunes con Yela Utrilla y Fernández-Ladreda

A. ARCE / J. C. ABADOVIEDO. Sábado, 1 febrero 2020, 01:42

Marcos Peña Royo fue la máxima autoridad del Gobierno de Francisco Franco en Asturias (en la antigua provincia de Oviedo) entre 1958 y 1964; el general Juan Yagüe, por su parte, fue uno de los más encarnizados militantes de Falange y posterior ministro del Aire de la dictadura. Ayer, y después de un impás de tres años, los dos volvieron al callejero ovetense. Fue a primera hora de la mañana, para dar cumplimiento a la orden del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), que anulaba cuatro de los veintiún cambios de nombre en las calles de Oviedo que el anterior equipo de gobierno tripartito había realizado para recuperar la memoria democrática de la ciudad.

Los operarios comenzaron temprano, sobre las nueve de la mañana, a reponer cuatro de las nueve placas que deberán colocar. En total, retiraron todas las menciones a las calles de Juan Benito Argüelles y Arquitectos Galán. Las cinco placas de bronce restantes, con los nombres de Yela Utrilla y Fernández-Ladreda (Joaquín Costa y Lola Mateos), serán ubicadas el lunes en sus anteriores lugares de reposo. Unas actuaciones a las que, sumando el coste de reparación de las tres placas en mal estado que habrá que refundir, ascenderá hasta los 6.000 euros y afectarán a más de dos millares de vecinos.

En 2016, los grupos municipales del PSOE, Izquierda Unida y Somos Oviedo apelaron a la Ley de Memoria Histórica para relevar los nombres y eliminar así cualquier referencia al franquismo del callejero municipal; sin embargo, y tras una sentencia del TSJA, el equipo de gobierno de Alfredo Canteli, formado por el Partido Popular y Ciudadanos, ha revertido parte de lo andado por el saliente ejecutivo de Wenceslao López.

La acción, no ha quedado libre de polémicas, tanto así, que ha llegado a la Eurocámara. Ayer, el eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, anunció que llevará el caso a la Comisión Europea. «El Ayuntamiento de Oviedo está favoreciendo el enaltecimiento de la dictadura franquista y haciendo apología de criminales y crímenes de lesa humanidad», sentenció.

https://www.elcomercio.es/oviedo/callejero-ciudad-recupera-yague-pena-ro...