Sevilla. El proyecto de exhumación de Pico Reja incluye realizar un "documental de 20 minutos"

LA VANGUARDIA | REDACCIÓN | 10-1-2020

El proyecto de exhumación de la fosa común de Pico Reja del cementerio sevillano de San Fernando, donde descansarían los restos de 1.103 personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del alzamiento militar hasta el 31 de agosto de 1936, incluye entre otros aspectos la realización de "un documental de 20 minutos" sobre las actuaciones acometidas, que ya se han traducido en la retirada de los setos y árboles que poblaban la zona al objeto de que en breve comiencen las excavaciones, y sobre las "conclusiones" de la investigación del yacimiento, según la memoria técnica recogida por Europa Press.

La "memoria de actuación" que sostiene este proyecto, adjudicado por el Ayuntamiento hispalense a Aranzadi Sociedad de Ciencias para exhumar los restos humanos de la fosa de Pico Reja, detalla que los encargados del proyecto habrán de entregar a la Oficina Municipal de Memoria Histórica "un informe con los resultados obtenidos" una vez que finalice cada una de las diversas fases de los trabajos de excavación e investigación arqueológica.

Cuando acabe el conjunto de la exhumación, la entidad adjudicataria deberá además entregar una "memoria o informe final" de los trabajos acometidos, así como "presentar un documental de aproximadamente 20 minutos que refleje los trabajos realizados y las conclusiones obtenidas".

LA FOSA DE PICO REJA

Recordemos que según historiadores como José Díaz Arriaza, la fosa de Pico Reja podría acoger los restos de 1.103 personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del alzamiento militar hasta el 31 de agosto de 1936, figurando entre las víctimas miembros de la corporación municipal hispalense de la época, algunos alcaldes e incluso diputados. Podría ser, de hecho, la fosa donde descansarían los restos de Blas Infante, ejecutado precisamente en agosto de 1936.

Los resultados de la investigación inicial de esta fosa, encargada por el Ayuntamiento a la empresa TCA Geomática, están plasmados en una memoria recogida por Europa Press y que corrobora "tanto las noticias escritas como orales sobre la existencia de la fosa con restos de personas enterradas tras el golpe militar de 1936", pues la fosa en cuestión constituye un depósito "colectivo" de cadáveres enterrados sin ataúdes y sin que la posición de los cuerpos se atenga a "los rituales funerarios habituales".

Según dicho volumen, dada la localización de restos óseos que corresponderían a un "mínimo" de seis personas en la excavación inicial de la investigación, con indicios de "episodios de violencia" en dos de los casos en un sondeo superficial de apenas dos metros cuadrados, "es posible mantener las cifras manejadas por Díaz Arriaza" respecto al número de cuerpos que albergaría la fosa, e incluso "aumentarla".

MÁS HALLAZGOS

Y es que según se detalla en este libro, tras haber acogido los cuerpos de las personas represaliadas desde el inicio del alzamiento hasta acabar agosto de 1936", la fosa de Pico Reja habría sido "reutilizada en momentos posteriores", pues por ejemplo fue localizado un fragmento de engarce de cristal de Bohemia con la inscripción del nombre oficial de la Segunda República Checoslovaca durante 1938 y 1939.

En paralelo a esta investigación, el Ayuntamiento hispalense ha recogido muestras genéticas de al menos 155 personas susceptibles de contar con lazos familiares con personas represaliadas quizá enterradas en la citada fosa común, para su posterior cotejo con los restos de las víctimas una vez sean exhumadas y lograr así su identificación.

https://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20200110/472805157272/memoria...