Los rojos fueron los «judíos» de Franco: así fue la eugenesia del régimen

Texto pie de foto: 
Una de las fotografías de la exposición 'Cuando la memoria fue silencio'. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

Antonio Vallejo-Nágera definió la política de higiene racial del régimen, basada en la eliminación de los marxistas

EL ESPAÑOL | JAVIER YANES | 13-3-2018

El 7 de septiembre de 1944, la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda del Movimiento enviaba un comunicado a los medios por el que se consumaba el divorcio entre España y las potencias del Eje, iniciado el año anterior. Según aquel despacho, periódicos, radios y agencias debían dar "toda la importancia y resonancia a los hechos anglo-yanquis". Dos meses después, el 6 de noviembre, se distribuía la primera entrevista concedida por Franco, firmada por el periodista A. L. Bradford de la agencia United Press. En aquella ocasión el dictador se desmarcaba oficialmente de la Alemania nazi, arguyendo que España no podía aliarse con una nación que no tuviera "la catolicidad como principio".

Aquel golpe de timón de la dictadura durante los coletazos finales de la Segunda Guerra Mundial reflejaba aquello que Franco veía como "ciertas peculiaridades del temperamento español" que marcaban diferencias en algunos aspectos. Uno de ellos fue la cuestión racial: pese a que el antisemitismo estuvo muy presente en la propaganda franquista –la célebre "conspiración judeo-masónica"–, la persecución a la comunidad judía se mantuvo en un segundo plano. En su lugar, la eugenesia y la higiene racial tomaron un rumbo diferente; no menos atroz, pero no basado en la genética, sino dirigido contra el enemigo político.

Cuando la eugenesia era progresista y fascista a la vez

La eugenesia, la ideología que defiende la mejora genética de la raza humana por diversos procedimientos, no fue ni mucho menos un invento del fascismo. El término fue acuñado en 1883 por el científico inglés Francis Galton, pariente de Charles Darwin, y el concepto fue muy popular a finales del siglo XIX y a lo largo del XX. Theodore Roosevelt o Winston Churchill defendían la eugenesia, que se practicó de diversas formas en numerosos países, incluyendo EEUU y Reino Unido, y desde ambos lados del arco político. Uno de sus mayores adalides fue el escritor y biólogo H. G. Wells, de convicciones socialistas. Pero naturalmente, fue Adolf Hitler quien llevó la eugenesia al paroxismo.

España tampoco era ajena a la eugenesia. Como señala el historiador Ricardo Campos, director de la revista Asclepio e investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, ya se discutía sobre ello en los años 20, con el apoyo de sectores progresistas que la contemplaban como un proceso de reforma social de inspiración científica, y con la oposición de la Iglesia católica, que la juzgaba como "inmoral y pornográfica, que atacaba a la familia y a las bases de la sociedad", en palabras de Campos.

Sin embargo, según resume Campos a EL ESPAÑOL, "la cuestión racial durante el franquismo es compleja". Para el historiador, "pese a las similitudes del franquismo con los fascismos italiano y alemán y al interés que suscitaba la eugenesia, el fuerte catolicismo del régimen impidió defender las políticas eugenésicas que se practicaron en la Alemania nazi". A ello se unía que "resultaba muy difícil racializar biológicamente a la población española por la mezcla que se había producido históricamente", añade Campos. Así, aquel "Nuevo Estado" franquista debía diseñar su propia política de limpieza de la sociedad. Y la encontró en las ideas del psiquiatra Antonio Vallejo-Nágera.

En sus obras como Eugenesia de la hispanidad y regeneración de la raza, publicada en 1937, Vallejo-Nágera definía su propia visión de la higiene racial basada en la "hispanidad", que no era una identidad genética sino espiritual y religiosa. El psiquiatra consideraba que la República, la democracia, la modernidad y el marxismo habían dañado la sociedad, y que era preciso emprender "una denodada lucha higiénica contra los gérmenes morbosos que carcomen la raza hispana", con el fin de "que se refuerce psicológicamente el fenotipo para que no degenere el genotipo". En la misma línea se pronunciaba también otro psiquiatra destacado del franquismo, Juan José López Ibor, para quien "la hispanidad es aquello por lo cual lo español es español", y que se resumía en "la religiosidad del alma española".

Un pronazi con una plaza en Burgos

No todos los eugenistas de la dictadura concidían en esta visión. En un bando opuesto se situaban personajes como el burgalés y catedrático de Patología Médica Misael Bañuelos, que defendía una postura más afiliada con el racismo genético puro al estilo nazi. Bañuelos, que según Campos profesaba una "abierta admiración hacia Hitler y el nacionalsocialismo", y cuyo nombre aún hoy se homenajea en una plaza de Burgos y en el salón de actos del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, defendía que la "promiscuidad racial" era "una porquería materialista" y que la raza española había degenerado por el mestizaje con los indígenas americanos: "los españoles puros, dondequiera que estén son españoles, pero el bastardo, mestizo o mulato, ya no es español, aunque viva en España", escribía. "La doctrina racista, bien entendida, es la doctrina de la elevación moral de la Humanidad", concluía Bañuelos.

Entre ambas posturas enfrentadas triunfó la de Vallejo-Nágera, que llevó al régimen franquista a emprender su propia versión de la limpieza étnicacontra los enemigos de la Hispanidad, los "antiespañoles que debían ser castigados, reeducados o eliminados", dice Campos. "Se patologizaban todas las ideologías y comportamientos considerados antiespañoles, propugnando el castigo como terapéutica". Pero dado que la jerarquía católica oficialmente se oponía a las prácticas de eugenesia negativa, como la anticoncepción, la eutanasia y el aborto, aquella cruzada avalada por la Iglesia se libró mediante la represión.

La estrategia de Vallejo-Nágera se basaba en sus estudios previos, como los que emprendió en 1938 con presos republicanos para analizar "el psiquismo del fanatismo marxista". "Tanto los brigadistas como las milicianas que habían abrazado el marxismo eran seres inferiores mentalmente, tocados por diferentes patologías mentales, incluido el retraso mental", señala Campos. Como parte de aquella investigación, el psiquiatra realizó un análisis antropométrico de los brigadistas; no así de las milicianas, ya que en su opinión esta medición física "en el sexo femenino carece de finalidad, por la impureza de sus contornos". Vallejo-Nágera consideraba además que "la mayoría de las mujeres que estudió en la prisión de Málaga eran prostitutas por naturaleza", agrega Campos.

30.000 niños arrancados de "las malas influencias maternas"

Tal vez el aspecto más trágico de la eugenesia hispana de Vallejo-Nágera fue el robo de niños: el régimen separaba a los hijos de sus madres "con el fin de arrancarlos de las malas influencias maternas y prevenir el marxismo", señala Campos. Dado que para el psiquiatra la herencia social y cultural primaba sobre la biológica, la política adoptada por el franquismo permitió que a los tres años de edad los niños fueran arrebatados a las presas políticas para internarlos en centros donde se practicara "una exaltación de las cualidades biopsíquicas raciales y eliminación de los factores ambientales que en el curso de las generaciones conducen a la degeneración del biotipo", describía Vallejo-Nágera.

Como resultado, miles de niños fueron internados en centros o dados en adopción, en muchos casos borrándose sus nombres originales y cortando todo vínculo con sus verdaderas familias. Según Campos, en 1943 había unos 12.000 niños separados de sus madres, y "para el período 1936-1950 se manejan cifras cercanas a los 30.000".

Pero por añadidura a todos estos abusos y los dramas que causaron, lo curioso es que Vallejo-Nágera, quien se consideraba a sí mismo un científico, postulaba que la ideología dependía de una predisposición genética observable en el fenotipo, y que actuando sobre el ambiente podían modificarse esos genes nocivos. Así, con ingredientes prestados del lamarckismo, la frenología, la fisiognomía y la espiritualidad, el psiquiatra cocinó un puré cuyo resultado fue una nueva pseudociencia autóctona del franquismo, la pseudociencia nacionalcatólica de la Hispanidad.

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180313/rojos-judios-franco-eug...