La Junta exige la paralización de una obra en Fuengirola por su cercanía con una posible fosa común

Texto pie de foto: 
Las obras en Bioparc están casi finalizadas sin que hayan aparecido restos humanos. / Iván Gelibter

La dirección general de Memoria Democrática envía un escrito al Ayuntamiento en el que no aclaran a qué actuación concreta se refieren

IVÁN GELIBTER Sábado, 8 septiembre 2018, 00:36

La dirección general de Memoria Democrática, un organismo dependiente de la Junta de Andalucía, ha pedido esta semana al Ayuntamiento de Fuengirola la paralización de unas obras por la cercanía de éstas con una posible fosa común de la Guerra Civil. A pesar de ello, llama la atención que en la misiva (a la que este periódico ha tenido acceso) no se aclara de forma específica si se refiere a la ampliación de Bioparc (que está acabando), o bien a la construcción de una concha acústica en el antiguo cementerio.

En concreto, la carta de la dirección general –firmada por su responsable, Javier Giráldez– sostiene que han tenido conocimiento «a través de noticias publicadas por medios de comunicación como por redes sociales de la realización de obras de reforma en el solar del antiguo cementerio municipal», que ocupa actualmente ambos espacios mencionados. Así, explican que este espacio podría albergar hasta 28 víctimas de la represión franquista y la Guerra Civil «sin determinar el lugar exacto en el que se ubica». «Por lo que pudiera darse la posibilidad de que pudiera encontrarse bajo el terreno donde se están desarrollando las mencionadas labores de construcción o acondicionamiento», por lo que se sugiere que podría ser la actuación de Bioparc. Este periódico preguntó si se trataba por tanto de esta zona, sin que las fuentes regionales consultadas lo confirmaran.

De esta manera, informan de que las obras deberán paralizarse «hasta que se concediera, si procede, autorización» por parte de la dirección general, una vez que hayan recibido y estudiado los detalles del proyecto.

Obras sobre un párking

Para añadir algo más de complicación al asunto, SUR ha podido saber que las obras de ampliación de Bioparc se encuentran sobre un párking construido en 2002. Precisamente por ello, desde el Ayuntamiento explicaron ayer que la clausura (suspensión definitiva de los entierros) data del año 1990. «De modo que en el momento del cierre del cementerio antiguo los restos sin identificar que allí se encontraron se dieron traslado al nuevo, teniendo que pasar 10 años para desmantelarlo de forma definitiva. Por eso se hizo en 2002», matizan. Para ello, en aquella ocasión, se llevó a cabo un Plan de Monda (1995) conforme a la legislación andaluza, «y se actuó conforme a la normativa vigente, con todas las garantías legales», aseguran estas fuentes consultadas.

En segundo lugar, desde el equipo de gobierno precisan que con posterioridad se realizó en dicha ubicación una promoción de viviendas, a la que se le añadió un aparcamiento subterráneo, que ocupaba gran parte del terreno del antiguo cementerio, sin encontrarse durante las labores de construcción del mismo «ni un solo resto».

Por último, especifican que las obras de ampliación del parque zoológico (Bioparc), que fue una concesión municipal del año 1998, están en su tercera fase, y cuyos trabajos de estructura y cimentación están ejecutados ya a más del 80%, y de nuevo, «sin haber tenido indicio alguno de que allí hubiese signos de dicho enterramiento», insisten.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE de Fuengirola, Francisco Ariza, que fue una de las personas que alertó a la dirección general, explicó ayer que su intención no es «parar unas obras», sino que éstas se realicen siguiendo la ley, «tanto en el caso de la concha acústica como en el de Bioparc»; aunque reconoció que en el caso de la segunda actuación éstas se encuentran prácticamente finalizadas, poniendo en duda que se pudieran encontrar restos tras la construcción del párking hace más de 15 años.

https://www.diariosur.es/costadelsol/junta-exige-paralizacion-2018090823...