Sobre la consideración de quién es un asesino