Querella argentina por los crímenes del franquismo. «Los policías me dejaron muerto»