Prisioneros del miedo y control social: El campo de concentración de Castuera