“Ni quien cultive hierbas en la boca del muerto”: El caso Lorca.