La tapia herida del cementerio de Granada: terror, balas y grafitos