La plaza de la Gavidia, nueve años después