La futura ley de la memoria. 90.000 fusilados, 900 desenterrados (El País, 13-8-2006)