La fosa de El Bosque ¿de la esperanza al desengaño?

Hace ya un año que asistimos en la Sierra de Cádiz a un proceso que, en bastantes aspectos, es una historia que se viene repitiendo en muchos otros lugares. Pero también diríamos que casi excepcional por cuanto que confirma una regla: aquella por la que la recuperación de la memoria histórica es todavía una aspiración social insatisfecha, un derecho que encuentra dificultades profundas entre los gobiernos (central, autonómico o municipal) que no acaban de comprender lo que se debe hacer, a pesar de que en el plano de las declaraciones políticas ya hay un ramillete de ellas que solo sirve para la autocomplacencia.

En todo caso, es un buen ejemplo que sirve tanto para narrar este fenómeno social del despertar de la memoria, como para analizar los factores impulsores y retardadores que están interviniendo en su efectiva recuperación en Andalucía.

ÍNDICE:

1. El empeño de una familia de Ubrique
2. El interés por la memoria histórica
3. El papel de la Administración
4. El debate de exhumación sí o no
5. La memoria recuperada pertenece a la esfera privada y pública
6. La memoria como patrimonio colectivo

Imagen: