La deuda impagada de la democracia. Las víctimas del franquismo luchan en un país donde ni políticos, ni jueces, ni el rey asumen un deber del Estado