José María Pemán y la depuración universitaria