Guerrilla y equidistancia: la trampa del «entre dos fuegos»