En la campiña verde, de la finca de «La Boticaria», debajo de sus olivos, quedó grabada una mancha con sangre republicana