Y el rey sigue sin abrir la boca