El primer gurs. Árboles para olvidar, cautivos para recordar