Don Otto, el de los tranvías