Cuando el presente excluye el pasado