Concurso de ideas para la construcción del Memorial Merinales

PRESENTACION

Este Concurso de Ideas destaca, en primer lugar, porque es una iniciativa que surge y se materializa desde la sociedad civil sin ayuda de ningún tipo, salvo por la cobertura que desde el primer momento nos ofreció el Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla. En consecuencia nuestro más profundo agradecimiento al Colegio y a su Decano.

Hasta donde alcanza mi conocimiento es un caso excepcional que una organización social asuma con todas sus consecuencias la convocatoria de un concurso de ideas, desde el diseño y gestión de todo el proceso hasta la dotación económica del premio, por otra parte muy modesta, pero que es toda la que ha podido tener (procede principalmente de los beneficios de los derechos de autor por el libro El canal de los presos, de la editorial Crítica).

Confieso que no lo hemos hecho así por voluntad propia, aunque somos de la idea de que una sociedad civil fuerte y autónoma es preferible frente a una subsidiada o dependiente de los distintos poderes. Desde el año 2002 venimos desarrollando una intensa actividad en torno a esta iniciativa del canal de los presos, como puede comprobarse en el resumen cronológico. Y muchos de estos esfuerzos han estado dirigidos a concienciar a la clase política y gobernantes de la necesidad de ir resolviendo los temas mal cancelados de nuestro pasado reciente, asuntos pendientes sobre los que viene reclamando este movimiento social que conocemos como de “Recuperación de la Memoria Histórica”.

Y muchos de estos esfuerzos han estado dirigidos a concienciar a la clase política y gobernantes de la necesidad de ir resolviendo los temas mal cancelados de nuestro pasado reciente, asuntos pendientes sobre los que viene reclamando este movimiento social que conocemos como de “recuperación de la memoria histórica”.

Entendemos que se ha avanzado mucho desde entonces, pero también que está costando muchos más esfuerzos de los necesarios, y en parte esto se debe al débil compromiso de los poderes públicos ante cuestiones cuya resolución debería ser consecuencia de la normalidad democrática.

Normalidad como la recientemente lograda para que la descendencia que nació en el exilio pueda tener la nacionalidad española, pero no para que los muertos estén enterrados dignamente en los cementerios y estén debidamente inscritos en el Registro Civil, o que tengan honor y reconocimiento público en calles, plazas y monumentos quienes hayan contribuido a la defensa de los valores de la sociedad democrática, en vez de quienes apoyaron y legitimaron un golpe militar y un régimen dictatorial durante cuarenta años. Que este proceso no se haya hecho con normalidad y requiera todavía de la presión social para lograr algunas de estas cuestiones tan elementales dice mucho de este déficit de nuestra democracia ya no tan joven.

No por la falta efectiva de apoyo institucional hemos dejado de hacer lo que consideramos un compromiso adquirido con las muchas decenas de familiares que durante este proceso han participado activamente en la iniciativa canal de los presos. Incluso tenemos la sospecha de que el sólo anuncio de la convocatoria del concurso de ideas ha movilizado algunas conciencias y que se ha conseguido reactivar un proceso en el que ya solo faltaba, es lo realmente difícil, ser consecuentes con las declaraciones y acuerdos adoptados por instituciones con capacidad y competencias par ejecutarlos. Al día de hoy parece que existen mejores perspectivas para ver realizadas esas ideas que con trazo grueso fueron dibujadas en un acto público allá por el año 2002. El documental de Nonio Parejo que se incluye (nuestro agradecimiento también a él y a Canal Sur por permitirnos su publicación) es bien elocuente de lo que desde entonces ha sido la iniciativa Canal de los Presos: “conocer” una de tantas verdades silenciadas y manipuladas por la historia oficial, y ahora “reconocer” de forma definitiva a sus protagonistas, las personas que construyeron el canal en tan duras circunstancias, con la construcción del Memorial_Merinales.

Ahora, con la aportación de ideas materializadas en anteproyectos técnicos, es más fácil vislumbrar qué nuevo paisaje podemos crear en Los Merinales. En las condiciones de este concurso, su participación comporta generosidad y compromiso, dos principios que han presidido toda esta aventura, y a la que estos equipos vienen a sumarse ahora con sus propuestas. A todas las personas que han participado en este concurso queremos expresarle nuestro más profundo agradecimiento.

Cecilio Gordillo, Coordinador Grupo de Trabajo “Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía” (RMHSA de CGT.A).

Imagen: