De cómo el pensamiento dominante lo devora todo. El caso Chaves Nogales