Batallones Disciplinarios (Esclavos del franquismo). Autobiografía de José Barajas y Elena Díaz

Presentación

Entre las múltiples formas de represión del franquismo poco se ha hablado de los Batallones Disciplinarios, auténticos campos de concentración diseminados por toda la geografía española. Es una realidad que se empieza a conocer por algunos trabajos que intentan la recuperación de una memoria ocultada y menospreciada durante las últimas décadas, entre los que destaca el de Fernando Mendiola y Edurne Beaumont Esclavos del franquismo en el Pirineo, de consulta obligada para conocer la tenebrosa realidad de las personas que lucharon en defensa de la legalidad y las libertades de la II República y en contra del alzamiento militar fascista del 18 de julio de 1936.

Gracias al trabajo de decenas de miles de presos esclavos del franquismo, desde 1940 a 1962 pudo reconstruirse una gran parte de las infraestructuras del país que quedaron destrozadas una vez fi nalizada la guerra civil: carreteras, canales, aeropuertos y obras hidráulicas como pantanos, que orgullosamente inauguraba el Caudillo de España mientras se ocultaba el coste humano de los que murieron de hambre, de frío, de agotamiento, cuando no de palizas o torturas. El caso más escandaloso fue la obra faraónica de la basílica del Valle de los Caídos (caídos por Dios y por la patria del bando franquista), en donde 12.000 presos políticos republicanos fueron sometidos a trabajos forzosos y en donde muchos encontraron la muerte. En él reposan, como símbolos del fascismo, los cadáveres del dictador Franco y de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española Tradicionalistas y de la JONS, de tétrico recuerdo para la memoria histórica de España, sin que ningún Gobierno desde la transición democrática haya tenido la voluntad o los arrestos políticos de trasladar sus restos a un cementerio común. Entre otras muchas, ésta constituye una de las mayores ofensas a todas las victimas del franquismo y a cualquier persona de sentimientos democráticos. Cuesta entender este hecho en el contexto de la comunidad europea, cuando en países como Alemania e Italia no quedan vestigios ni símbolos de los dictadores Hitler y Mussolini.

“Me llamo José Barajas Galiano y a mis noventa y un años voy a contar mi historia ahora que la ausencia del miedo me lo permite”.

Helena Díaz, su compañera, dice al final: “Hemos estado cuarenta años con una cremallera en la boca y eso se acabó”…..”Que no, que no y que no, ya no me callo”.

Con estas frases comienzan y terminan José Barajas y Elena Díaz su estremecedor relato de su participación en la guerra civil y de su posterior calvario en diversos campos de concentración, muy especialmente en el Batallón Disciplinario de Soldados Trabajadores nº 6 de Igal (Navarra), en donde lo primero que le colocaron fue un gorro con la inscripción de la letra “D” de desafecto al régimen franquista (a los republicanos que perdieron la vida en los campos de exterminios nazis le colocaban una “S” de Spanien). José es uno de los pocos supervivientes que quedan de ese campo, y nos aporta su testimonio y sus sufrimientos (y también los de su compañera Elena, sus hijos y sus familiares) con dolor pero sin deseo de venganza alguno.

Este trabajo se lo debemos a su nieto David Lora y a Mari Carmen López con residencia en Cornellá de Llobregat, quienes con tesón y entusiasmo han estado grabando sus testimonios durante meses y recopilando todas las fotos y la documentación que fi guran en los anexos. Gracias a ellos nuestra Associació per a la Memoria Histórica i Democrática del Baix Llobregat publica esta historia en el primer volumen de la colección “Memoria antifranquista del Baix Llobregat”.

Agradecemos la colaboración prestada por el Ayuntamiento de Huelma (Jaén) y a Nicolás Barajas del departamento de informática. A la Asociación para la recuperación de la memoria de Navarra “Memoriaren Bideak (los caminos de la memoria) y a Esteban Gota y Josebe Zoroza componentes de la misma. A Fernando Romero del proyecto “Todos los nombres” de Andalucía.

A todos ellos que nos han aportado información, fotos y documentos. También nuestra Asociación tiene motivos de gratitud para el Departament de Relacions Institucionals i Participació de la Generalitat de Catalunya, ya que ha aportado los medios económicos para la realización de esta obra dentro del programa del Memorial Democrático. Pero no quisiera terminar esta presentación sin rendir un homenaje sincero y emocionado a todos aquellos que sufrieron la represión franquista en los Batallones Disciplinarios, a los que perdieron allí sus vidas y a los que ya no están para contarlo.

Francisco Ruiz Acevedo
Presidente de la AMHDBLL

Sumario

Presentación
Introducción
I Mis orígenes
II La guerra
III El regreso
IV Los batallones disciplinarios
V En el ejercito
VI La posguerra
VII Elena, mi compañera

DOCUMENTACIÓN ANEXA

Anexo nº 1 Listas de prisioneros del batallón disciplinario de soldados
trabajadores nº 6
Anexo nº 2 Informe clasifi cación campos de concentración 1942
Anexo nº 3 Batallón disciplinario nº 6. Media fi liación
Anexo nº 4 Batallón disciplinario nº 6. Hoja de prendas
Anexo nº 5 Informe de la Guardiã Civil. 1941
Anexo nº 6 Informe de Falange Española Tradicionalista y de la J.O.N.S
Anexo nº 7 Cartilla profesional de Sindicatos de Falange Española Tradicionalista y de la J.O.N.S. 1960
Anexo nº 8 Cartilla profesional. Datos personales
Anexo nº 9 Cartilla. Clasifi cación profesional
Anexo nº 10 Cartilla. Actividad profesional
Anexo nº 11 Gobierno Militar del Campo de Gibraltar. 1943
Anexo nº 12 Ministerio de Defensa. 2003
Anexo nº 13 Departamento de Justicia. 2003

Imagen: 
Tipo: