Antonio López Campillo. «La ciencia es una herejía»