Algunos hombres buenos: Francisco Trigo Domínguez