Alcalá de los Gazules. Golpe de Estado. Julio de 1936

Era sábado. Se iniciaba en Alcalá el Golpe de Estado.

En algunas ocasiones he realizado un ejercicio de imaginación extrapolando la realidad del 18 de julio de 1936, a cualquier día en la actualidad. Incluso me he atrevido a imaginar los personajes de aquel momento con algunos de este. El ejercicio es realmente interesante. A pesar del tiempo transcurrido, algunas personas mantienen casi los mismos esquemas. La noche de 1981, con el golpe de Estado de Tejero, algunos tristes personajes de nuestro pueblo soñaron con poder repetir parte de lo que ocurrió aquel 18 de julio. Otros, en aquel 23 de febrero, simplemente pasamos miedo, mucho miedo.

La variedad y la cantidad de los textos escritos de algunos de los generales responsables del golpe dan idea del nivel de violencia que se iba a aplicar. Los textos de Mola, Queipo de Llano son buena muestra de ello.

Contamos con testimonios y documentos importantes para conocer cómo discurrió ese sábado 18 de julio en Alcalá. No solo contamos con testimonios de algunos testigos de entre los vencidos y posteriormente represaliados, sino con los méritos alegados por muchos ciudadanos de Alcalá que dieron la bienvenida al golpe de Estado y que se adherían a él de forma incondicional, alardeando, en muchos casos, de su actitud y comportamiento ante el Golpe de Estado.

Contamos, además, con documentos claves del momento, como informes de la Guardia Civil y la crónica de Eduardo Juliá Téllez que en 1944 publica “La Historia del movimiento Liberador de España en la provincia de Cádiz”. En ella, va describiendo el desarrollo del “movimiento liberador, en cada uno de los pueblos de nuestra provincia. En él, de manera bastante completa, se relacionan los acontecimientos más significativos que ocurrieran en Alcalá en aquellos primeros meses tras el golpe. Aparecen referencias a acontecimientos tan importantes como el bombardeo del día 26 de julio o la toma de L Sauceda o El Marrufo. Además, se resalta el carácter colaborador de los voluntarios que se prestan a los distintos servicios y se citan algunas de las detenciones que se produjeron. Se menciona también la manifestación de obreros que acuden desde las corchas a la población una vez confirmado el golpe de estado en un intento de resistencia inútil. El golpe había triunfado y triunfaría sin ningún tipo de resistencia, tanto en Alcalá, como en la mayoría de las poblaciones de la provincia.
 

Imagen: