Antonio Gallego Visglerio

Antonio Gallego Visglerio nació en Alcalá de los Gazules (Cádiz) el 9 de octubre de 1893. Era propietario del “Café los Serios” y de un camión dedicado al transporte general de mercancías. Fue concejal de la primera corporación municipal republicana de Alcalá desde el 5 de julio de 1931 y accedió a la Alcaldía el 14 octubre de 1933 por dimisión de su antecesor, manteniéndose en el cargo hasta que toda la corporación de izquierdas fue destituida por el gobernador civil radical Luis de Armiñán el 9 de octubre de 1934. El triunfo del Frente Popular en las elecciones de 1936 permitió restituir a la corporación municipal democráticamente elegida en 1931 y Antonio Gallego volvió a ocupar la Alcaldía desde el 21 de febrero.

En el plano de la gestión municipal, uno de los proyectos más interesantes que acometió la corporación que presidía Antonio Gallego fue el de abastecimiento de aguas para la población. A pesar de los ricos manantiales de su término municipal, Alcalá padecía una angustiosa falta de suministro de agua, particularmente durante los meses de verano, y el 4 de marzo la corporación municipal solicitar un préstamo para la ejecución de un proyecto de traída y abastecimiento. Las gestiones realizadas ante las autoridades provinciales y nacionales por la comisión municipal nombrada al efecto, tuvieron como resultado la aprobación del proyecto y pronto comenzaron a llevar al pueblo las primeras remesas de tuberías para iniciar las obras, pero todo quedaría paralizado por el comienzo de la Guerra Civil.

Antonio Gallego es recordado como un hombre honesto y pacífico. También era un hombre religioso. Anticlericalismo y laicismo eran enarboladas como señas de identidad de la izquierda política, pero ser de izquierdas no era en absoluto excluyente de los sentimientos religiosos o del respeto a las creencias e instituciones. Así sabemos que, en varias ocasiones, Antonio Gallego socorrió con su propio dinero a las monjas del Beaterio de Jesús, María y José de Alcalá de los Gazules. Se conserva una carta, fechada el 9 de mayo de 1936, de la superiora del Beaterio a María Gallego, hermana de Antonio, que concluye con la frase: “Recuerdos a su hija y demás de la familia, sin olvidar a su hermano de quien estamos sumamente agradecidas, por lo bueno que es para esta casa”. En aquellas se corrió el rumor de que gentes procedentes de Cádiz iban a Alcalá para quemar el convento, ante lo cual socialistas del pueblo, como Paco el Pariente y Antonio el Virú, montaron guardia junto al convento para evitar cualquier incidente. La respuesta del alcalde ante el temor de las monjas fue: “Estad tranquilas, que el pueblo de Alcalá es noble y aquí no se va a quemar nada. Pero si alguna de vosotras tiene miedo, yo ofrezco mi casa, que es bastante amplia, para albergaros a todas”.

Antonio Gallego, no obstante su talante honesto y moderado, fue una más de las víctimas que el golpe militar de julio de 1936 causó en Alcalá. En torno a medio centenar de alcalareños fueron asesinados por los golpistas. Los rebeldes depusieron a la corporación municipal republicana. El alcalde fue detenido el día 21, por fuerzas de la Guardia Civil y falangistas de Alcalá, junto al teniente de alcalde Andrés Jobacho Benítez y el interventor municipal José Franco Rodríguez. Los condujeron a la cárcel de Medina Sidonia, donde Antonio permaneció detenido durante tres días. El día 24 lo sacaron para asesinarlo, probablemente con el concejal y ex alcalde alcalareño José Sandoval Moreno en algún paraje entre Paterna y San José del Valle. Antonio dejó viuda, Antonia Gallego Lozano, y cinco huérfanos: María, Francisca, Francisco, Antonia y José. Sobre 1940, sin poder comprender los motivos del asesinato del cabeza de familia, y por no soportar el seguir conviviendo con los responsables del crimen, todos ellos abandonaron Alcalá de los Gazules.

Bibliografía:

Guillermo García Jiménez: Lamento campesino: Un siglo crucial en la historia de Alcalá de los Gazules (1860-1960). Publicaciones del Sur, 1997.
J. Carlos Perales Pizarro: “Recuperación de la Memoria Histórica: Don Antonio Gallego Visglerio. Alcalde republicano de Alcalá de los Gazules. Fusilado en julio de 1936”, en Apuntes Históricos y de Nuestro Patrimonio, Alcalá de los Gazules, 2003, 21-26.

Primer apellido: 
Gallego
Segundo apellido: 
Visglerio
Nombre: 
Antonio
Municipio: 
Alcalá de los Gazules
Provincia: 
Cádiz